miércoles, 26 de julio de 2017

Yo soy yo



La imagen puede contener: una o varias personas
Robin (Truls Espedal)

¡Qué bien que hayas venido, petirrojo! pensé que no volvería a ver a ninguno de mis amigos. ¿Han regresado ya las golondrinas? ¿Han nacido los polluelos de los jilgueros y de los verderones? Cuidado con el cuco, ya sabéis que pone sus huevos en otro nido para aprovecharse de los padres. Dame noticias, por favor. Yo estoy bien, solo echaba de menos hablar con alguien. Aquí, entre estas cuatro paredes los minutos se hacen horas, el tiempo resulta una eternidad. ¿Que cuándo saldré de aquí? No lo sé, ni siquiera sé si saldré algún día. Ya sabes cómo se enfadó mamá cuando se organizó el alboroto con los gorriones y los estorninos que se congregaron más y más en el Centro Comercial la tarde que se me ocurrió desmigajar las magdalenas para alimentar a uno que se coló por el tejado de plástico. "¡No, si esto ya me lo temía yo, que me pondrías en ridículo cualquier día!", decía mamá sumida en un mar de llanto, mientras la gente corría despavorida y los empleados trataban de espantar a los pájaros, vociferando y agitando las manos con frenesí. "Basta de darme disgustos. Te llevaré a un internado, que es donde deberías estar desde hace tiempo". ¿Qué culpa tengo yo de recordar el idioma de las aves? Se ve que en el tránsito de una vida a otra conservé mi lenguaje anterior. Comprendo a los pájaros desde que nací, sin embargo con los humanos, aunque entiendo su lenguaje, soy incapaz de comunicarme. Dicen que tengo algún problema en mi cabeza, TEA o ASD en inglés, o algo así... Pobre mamá. Lamento no haber sido la hija que siempre quiso tener.

María José Triguero Miranda

Un policía de honor



Con Cámara y sin cámara (Michael e Inessa Garmash)



-¡Vamos, espabilaos, quiero limpio todo esto en diez metros a la redonda!, -el Inspector Jiménez impartía órdenes ejerciendo su autoridad.

-¡Acotadlo con cinta de "No pasar", que luego cualquier imbécil destruye todas las huellas! ¡Vamos, buscad pistas, hay que resolver este caso!

Desde la madrugada la actividad policial era frenética en toda la escena del crimen. Algún vecino, al oír el espantoso estruendo del cuerpo al caer desde el quinto piso, les avisó y ahora  desplegaban sus efectivos ante el portal de Milena. Los transeúntes se arremolinaban curiosos y hacían aspavientos de terror al comprobar el espeluznante suceso.

-¡Circulen, por favor, aquí no hay nada que ver!, -exhortaba el inspector intentando despejar la calle.

Jiménez llevaba veinte años en el Cuerpo. Siempre  procuró conservar la sangre fría, ser imparcial al investigar. Mantenerse alejado desde una perspectiva sentimental era lo más conveniente para resolver el puzle de forma eficaz. Pero esta vez era difícil, por no decir imposible, no sentirse conmovido por la crudeza de los acontecimientos. Una mujer hermosa, joven todavía, de situación social y económica acomodada, a juzgar por la zona de residencia, aparentemente amada por su marido y sin embargo, decidía tirarlo todo por la borda y arrojarse al vacío ¿Por qué? Los hechos desafiaban toda lógica. Seguro que encontraría cabos sueltos. Se apoderó de él un deseo irrefrenable de averiguar la verdad. Era cuestión de honor.

-¡Jefe, aquí hay algo interesante. -Marcos, su colaborador, le sacó de sus cavilaciones.

-¿Qué pasa?

-Su mano derecha tiene un papel.

-Es verdad.

Cuando lograron abrir el puño inerte de la pobre Milena observaron en su palma la foto arrugada de una bella muchacha pelirroja de largos cabellos que guardaba un parecido extraordinario con la víctima.

-¿No es aquella chica asesinada hace unos años cuyo cuerpo nunca apareció?

-Sí. Ella es. Dicen que la madre nunca consiguió sobreponerse a tan abrumadora pérdida.


María José Triguero Miranda©

Testigo de excepción


La imagen puede contener: una o varias personas, calzado, árbol y exterior
La niña sin miedo (kristen Visbal) frente al Toro de Wall Street (Arturo di Modica)


Nueva York no es lugar para pobres, -dijo socarronamente el tipo del mostrador ante el que yo acababa de vaciar mis bolsillos en la pensión de Wall Street....
-Perdone amigo, mañana tengo que madrugar, -contesté. Y entré en mi habitación.
Tantas veces había estado en Pamplona y había sentido esa emoción, que cuando me propusieron el trabajo me entusiasmó, aunque al principio lo tomé con prevención. Era la lucha a muerte largamente anunciada, la osadía e ingenuidad de una niña de 10 años contra la brutalidad de un animal violento de más de 600 kilos. La bella contra la bestia, nunca mejor dicho. Estamos en 2056 pero en la época de los viajes en el tiempo, la física cuántica y la telepatía, la gente sigue moviéndose por los mismos tópicos primitivistas.
A las 8 de la mañana comenzó la función. La niña se le encaró retadora ante las voces de asombro del público congregado. El toro reaccionó haciendo acopio de todo el raciocinio que su limitado intelecto le permitía:
-Quita de ahí niña o te voy a embestir.
-¿Por qué? Yo no te he hecho nada, -dijo la niña displicente.
-Es mi naturaleza, y así será por los siglos de los siglos.
-Pues mi naturaleza es el valor y la dignidad, así que aquí permaneceré sin apartarme un ápice de mi camino.
Pero he aquí que se obró el prodigio. Una madre se hincó de rodillas en el suelo pétreo y oró a los dioses, y sí amigos, yo, Ernest Hemingway, fui testigo de excepción. En aquel punto y hora aquellos dos seres dotados de vida quedaron convertidos en el estado que veis: sendas estatuas de bronce para la admiración de la humanidad.


María José Triguero Miranda

La espada de Damocles





La imagen puede contener: calzado, nube, cielo y exterior
Love (Alexander Milov, Burning Man, Festival 2015)


Lo sé, amor, este golpe ha sido descomunal. Nuestra pasión se quemó en su propia llama. ¿Cómo podría describir nuestro encuentro? Me envolvió como un torbellino tu mágica sonrisa,  me capturó como un hechizo el  rayo de luz de tus ojos,  quedé atrapado para siempre en la red de tu presencia cautivadora. Después de una corta relación decidimos unir nuestros caminos a partir de aquel día aciago. Sí, digo bien, aciago porque nuestra situación sería  diferente de no haber tomado tan vital y trágica decisión. Primero fue la ilusión del matrimonio, luego la esperanza de los hijos, la proyección de nuestro amor hacia el futuro. No cabía mayor contento en nuestras vidas, me sentía tan feliz que a ratos consideraba si  realmente  merecía tanta dicha. Ya lo sé, amor. Nada de esto estaba previsto, nunca lo está. La vida es siempre un libro en blanco que nos sorprende con un borrón en la página más insospechada.  Y de pronto todo se truncó.  Fue una puñalada que nos hirió de muerte. La pregunta se precipitaba como una losa sobre nosotros: ¿Por qué?, sin saber que no era esa la cuestión a plantearnos, sino ¿Cómo íbamos a vivir con esa carga sobre nuestros hombros?

Ahora nos planteamos la separación, la huida hacia ninguna parte, como si huyendo pudiéramos salvar la situación, como si corriendo en direcciones opuestas pudiéramos matar el amor que una vez nos unió para crear esas nuevas vidas que ahora forman parte de nuestro guión vital, como si pudiéramos matar también el amor que sentimos hacia ellos, ese amor que desde dentro nos llama y nos atrae con una fuerza arrolladora. ¿Quién vencerá? ¿Nuestro yo-escaparate, imagen hueca, fachada forjada a base de mil convencionalismos, y ahora derrotado y abatido ante la prueba que la vida nos  ofrece?, o ¿nuestro pequeño yo-niño interior, luz y latido de nuestra existencia más auténtica?

María José Triguero Miranda


La espada de Damocles






No hay texto alternativo automático disponible.
Love (Alexander Milov-Burning Man, Festival 2015)


Lo sé, amor, este golpe ha sido descomunal. Nuestra pasión se quemó en su propia llama. ¿Cómo podría describir nuestro encuentro? Me envolvió como un torbellino tu mágica sonrisa,  me capturó como un hechizo el  rayo de luz de tus ojos,  quedé atrapado para siempre en la red de tu presencia cautivadora. Después de una corta relación decidimos unir nuestros caminos a partir de aquel día aciago. Sí, digo bien, aciago porque nuestra situación sería  diferente de no haber tomado tan vital y trágica decisión. Primero fue la ilusión del matrimonio, luego la esperanza de los hijos, la proyección de nuestro amor hacia el futuro. No cabía mayor contento en nuestras vidas, me sentía tan feliz que a ratos consideraba si  realmente  merecía tanta dicha. Ya lo sé, amor. Nada de esto estaba previsto, nunca lo está. La vida es siempre un libro en blanco que nos sorprende con un borrón en la página más insospechada.  Y de pronto todo se truncó.  Fue una puñalada que nos hirió de muerte. La pregunta se precipitaba como una losa sobre nosotros: ¿Por qué?, sin saber que no era esa la cuestión a plantearnos, sino ¿Cómo íbamos a vivir con esa carga sobre nuestros hombros?

Ahora nos planteamos la huida hacia ninguna parte, como si huyendo pudiéramos salvarnos de la desgracia, como si corriendo en direcciones opuestas pudiéramos matar el amor que nos unió para crear esas nuevas vidas que ahora forman parte de nuestra existencia, como si pudiéramos matar también nuestro amor hacia ellos, esa llamada que desde dentro nos atrae con una fuerza arrolladora. ¿Quién vencerá? ¿Nuestro yo-escaparate, imagen hueca, forjada a base de convencionalismos, y ahora abatido ante la prueba que la vida nos  ofrece?, o ¿nuestro pequeño yo-niño interior, luz y latido de nuestra existencia más auténtica? Toma sus manitas, míralos a los ojos, son tus hijos ¿Acaso has sentido alguna vez  un estremecimiento más impetuoso?

María José Triguero Miranda


Meditación



La imagen puede contener: 1 persona, de pie y exterior
La Turista (Vadim Borovyk)
¡Por fin!, suspiró Génesis aliviada, apoyándose para descansar en el pretil del puente. Hizo balance de su periplo mientras se materializaba en un ser humano: se descalzó para sentir mejor el contacto con la superficie terrestre. Había sido un largo viaje a través del espacio cruzando millones de galaxias. Los vientos siderales no habían logrado desviarla de su ruta, dejándose llevar por la voz in...terior que le servía de guía, a merced de tormentas cósmicas en regiones de formación de estrellas, donde las presiones de radiación y las ondas de choque de supernovas ponían en serio peligro su vida y su integridad. Ya dentro del Sistema Solar, los pedazos de lunas de otros planetas como Marte, la golpearon con violencia convertidos en meteoritos poco antes del amanecer. Pero ahora estaba a salvo en este bello planeta y nada importaban las adversidades sufridas: "ser uno con el espacio-tiempo, ser uno con la luz y saber que la fe en la victoria es mucho más fuerte que los vientos siderales y la llama de millones de soles y que yo misma soy parte de ese polvo de estrellas, eso es lo que hace posible el triunfo". Sus remembranzas le producían una inmensa satisfacción: "he dibujado un arcoíris con las moléculas de agua que encontré dispersas en el universo y me dejé llevar por esos vientos hacia el fondo del agujero de gusano adonde mi voz interior me condujo con autoridad".
Después de tomarse ese ligero respiro Génesis pensó: "tengo hambre", y dejando su bolso sobre la barandilla del puente, volvió su rostro hacia el tímido sol que surgía entre las nubes y dejó que sus rayos le procurasen su energía vital.

María José Triguero Miranda

¡

El flechazo




La imagen puede contener: personas sentadas y calzado
La Conversación (Etienne) la Habana, Cuba.


Él: "¿Y a usted quién le robó el corazón?"
Ella: "Nadie. Yo decidí entregárselo a alguien hace tanto tiempo que ni recuerdo cuándo fue. Pero dígame, ¿Cuál es su historia? ¿Cómo perdió el corazón?"
Él: "Es una triste historia, digamos que a fuerza de amar, el sentimiento se fue desgastando como una pastilla de jabón. Ya no sé lo que siento ni quién soy, solo tengo un gran hueco en el alma que no sé con qué llen...arlo".
Ella: "Es curioso, a mí me pasa igual. Siento el vacío que dejó mi corazón y una tristeza fría como el metal que nos confiere esta sobria forma. Pero… espere un momento ¿No es acaso un pájaro lo que acaba de atravesar el hueco de su cuerpo? Y mire, también el mío… no es uno, son dos, y mariposas, y ahora que reparo… ¿No es un arcoíris lo que veo a través de ese gran hueco? Creo que el sol se refleja en las gotas de agua que flotan en el aire tras la tormenta. Y hay también aromas de flores y acordes de música, y voces risueñas"…
Él: "¿Sabe? Tal vez no haya vacío en absoluto. Tal vez quien nos forjó lo hizo así a propósito para permitirnos descubrir nuestra verdadera esencia. Sólo debemos mirar desde cierta distancia en lugar de mirarse a uno mismo, así encontraremos todo un universo de colores, de olores, de sensaciones… de hecho dicen que ni siquiera en el espacio exterior existe el vacío, todo es materia oscura, energía oscura, todo ocupa su lugar en el universo".
Ella: "Tiene usted razón, mirémonos no sólo a la superficie, vislumbrando más allá"…
Él: "¡Qué bello es su rostro! e intuyo que así será su mente aunque no pueda verla, creo que podría amarla si tuviera corazón".
Ella: "Yo le amé en cuanto sentí su presencia, porque también la razón tiene su manera de amar como acaso no sepa amar el corazón".

María José Triguero Miranda

In memoriam





¿Creéis en el destino? ¿Pensáis que cada uno lleva escrito su sino desde la cuna y una fatalidad superior rige nuestras vidas? Marion no creía en la buena o la mala estrella, solo en la injusticia. Estaba harta de soportar el trato vejatorio que le infligía continuamente el  novio de su madre mientras  ésta hacía la vista gorda. Cuando, cansada de tanta crueldad, por fin decidió  cambiar de vida, abandonó la casa  amparándose en la oscuridad de la noche y llevando consigo solo lo imprescindiblemente necesario. De madrugada tomó el primer autobús que salía del pueblo rumbo a la ciudad. Durante el viaje durmió poco y mal. Al amanecer llegó a su destino, buscó un hotel barato donde alojarse y descansar unas horas. Ahora se encontraba extenuada y asfixiada de calor. Se sentó rendida sobre la cama después de despojarse de casi toda la ropa y repasaba entristecida su pasado mientras leía con indiferencia  el horario de trenes. ¿Adónde iría? Estaba sola pero deseaba, necesitaba desesperadamente, creer que todo le iría bien. "Descansaré un poco" -se dijo- y lo veré todo mucho mejor."

¡Pobre Marion! ¿Quién le iba a decir que su destino ya se había cumplido en ese hotel?

Al otro lado del tabique Norman Bates la observaba impunemente, por un orificio que había practicado hacía años y que le servía para espiar a sus víctimas. ¡Qué poco habría de disfrutar de su ansiada libertad! ¡Cuántos sueños rotos yacían en aquella triste habitación! ¡Pobres mujeres cuyas vidas fueron truncadas por algún monstruo sin sentimientos!

María José Triguero Miranda

Hasta mañana


Mujer en el tocador (Gustave Caillebotte)


Amada mía, te vistes con presteza mientras  te observo indolente desde la cama. Adoro contemplar cómo colocas sobre tu cuerpo menudo con minucioso esmero cada una de tus delicadas prendas, con el mismo cuidado con que me acariciabas hace unos instantes. Me encanta ver tus blancas manos deslizarse por cada uno de tus botones, cintas, adornos… Me miras sonriente desde el espejo de la alcoba mientras ordenas tus cabellos, buscando mis ojos escrutándote con fascinado embeleso. Me enloquecen tus suaves cabellos, ¡Adoro esparcirlos por la almohada! y qué grácilmente los recoges ahora con el pasador mientras me sonríes compasivamente. Yo sé que a ti también te duele. El tiempo pasó raudo. Nos hemos entregado sin reservas, has abandonado el lecho y te dispones a regresar a tu sitio en la pared. Sabemos que nos hundimos irremediablemente en esta locura, pero no tenemos el valor de decir ¡basta! Ignoramos adónde nos llevará esta pasión abrasadora pero tú y yo sabemos que ya es tarde. Mi cuerpo está truncado sin el tuyo y el tuyo me busca también como a la parte elemental que le infunde vida por una hora. Sé que un día lograré quebrantar el hechizo. Contaré nuestra historia a los cuatro vientos sin que me tomen por loco. Tú y yo seremos libres para amarnos ante el mundo sin rubor! ¿Y si acaso esa otra realidad ya existe en un mundo ajeno al nuestro? ¡Qué lindo será que tú no seas solo un triste cartel sino una mujer de carne y hueso todo el tiempo, que me ama como yo, cada minuto y no sólo una hora al día!

María José Triguero Miranda


Solo manos


Escultura: Support (Lorenzo Quinn)


En el logotipo de una ONG aparecéis abrazando el mundo como si fuera un balón, buen marketing que sin embargo no parece demasiado efectivo, teniendo en cuenta la situación actual de millones de seres humanos. Cargáis a un niño recién nacido y lo mostráis a sus padres embelesados. Empuñáis un fusil y amenazáis a vuestros semejantes en el campo de batalla. Enarboláis una bandera blanca, agitándola en el aire en son de paz. Sujetáis una pancarta reclamando derechos, libertad o justicia. Manejáis la batuta dirigiendo con maestría la ejecución de un concierto. Mantenéis  con dominio el volante de un autobús de pasajeros recorriendo un sendero en la montaña entre desfiladeros  y quebradas. Manipuláis con pericia el bisturí para practicar una operación a corazón abierto. Alzáis el puño cerrado entonando un himno contra la opresión. Eleváis el cáliz con solemnidad en la misa del domingo  ante la silenciosa devoción de los fieles. Acariciáis el cuerpo desnudo del amante con  trémula ternura, despertando poco a poco sus sentidos. Contáis con prodigiosa habilidad los billetes manchados de sangre, fruto de una infame transacción, o las monedas que recogisteis mendigando en la calle, la palma extendida, la cabeza gacha, en señal de sumisión. Habláis a los sordos haciéndoles llegar los mensajes transmitidos entre el común de los mortales. Domináis el pincel, el teclado, la aguja, la azada, las riendas, el timón… Levantáis, apretáis, tocáis, brindáis, ofrecéis, os aferráis, os ocultáis, sopesáis, os apoyáis, apoyáis,…Y por fin descansáis apoyada una sobre otra, sometidas a la naturaleza y al tiempo que todo lo reduce a cenizas… pero a veces,  por encima del tiempo está la voluntad. ¡Ayudadme a mantenerme con vida!  Soy yo, la Tierra, quien ahora suplica auxilio, no me dejéis hundirme en las aguas nauseabundas de la degeneración y la podredumbre. Soy yo quien os dio todos los elementos: barro, agua, madera, metal, cristal, fuego, para crear tanta belleza, como este palacio que sucumbirá en el fondo del mar, ajeno a este grotesco simulacro que los humanos habéis ingeniado, fiel reflejo de vuestra locura y vuestra barbarie.

María José Triguero Miranda

domingo, 23 de julio de 2017

RECOPILACIÓN DE RECURSOS DE ESCRITURA - PÁGINA DE FUENTETAJA

Navegando por la red en busca de entradas y recursos sobre escritura creativa, he visto este directorio recopilado por Fuentetaja que todo escritor debería tener a mano y que me dispongo a trasladar aquí.

Si pincháis en los enlaces veréis que os redirigen a distintas secciones de Fuentetaja (Talleres de escritura) con más información, agrupada y clasificada de forma que no tiene desperdicio.


Diccionarios online

Derechos de autor

Hemeroteca y Mediateca

Librerías online

Bibliotecas

Agencias literarias

Asociaciones literarias

El rincón del traductor

Enlaces de interés

Juegos y webs

miércoles, 31 de mayo de 2017

EL BLANCO: Minucias colaterales






Escultura "SUPPORT"  de Lorenzo Quinn




Los asistentes a la fiesta llegaron de todas partes: del norte, del sur, del oeste y de al lado.
Traían por delante, sus regalos; a la espalda, sus mochilas llenas; por dentro, una buena colección de deseos, miedos, reproches. Y algunos hasta acababan de secar sus lágrimas, mientras otros parecían perdidos.
Unos pocos ignoraban a los otros, los del fondo desconocían... Empezó a desmoronarse la confianza.
Se resquebrajaban los muros, se deshilachaban las cuerdas, no adherían los apegos, y todo parecía oscurecer a pesar del aspecto de gala maquillada en blancos brillantes.

Pero entonces, algunos, no se sabe si los del Norte o los de Al Lado, decidieron observarse, conversaron y comenzó a brillar una mirada aquí, una sonrisa allá, incluso terminaron abrazándose.
Y sucedió el milagro: Unas manos gigantescas emergieron de lo más profundo, y tocaron, y crecieron.
Y se volvieron blancas como alas angélicas, y sujetaron, y acariciando suavemente, confortaron a todos. Y la fuerza del abrazo impidió el derrumbamiento, y terminaron tranquilos.
Se mantuvo íntegro el armazón del conjunto.
Y hoy respiran todos, orgullosos, exhaustos, humanos al fín y al cabo. Triunfó el blanco. En el recuento del día, no hay víctimas directas, tan solo minucias colaterales.
Se rumorea que hasta el homenajeado de la fiesta afirma que ese ha sido el día más feliz de su vida, tal fue el esfuerzo por el impulso del Blanco.


(Manoli Asenjo)







domingo, 28 de mayo de 2017

Un trocito de cielo







  El corazón palpitaba desbocado de dicha. Natacha se recostó sobre el poyete, contempló su casa nueva y dejó que los rayos del sol le cosquillearan la punta de la nariz. Poco a poco se fue dibujando en sus labios una sonrisa. Cerró los ojos y rememoró el largo camino que había recorrido hasta llegar allí.

  Su padre había sido buhonero. Vendía baratijas de pueblo en pueblo en un carromato pintado de rojo y azul, tirado por Willa, una burra muy coqueta que se negaba a andar si no la engalanaban con cintas de seda amarillas. A Natacha le parecía oler la fragancia que desprendían las amapolas en primavera. Al pasar por los campos florecidos, Willa se paraba en medio del camino a comer las margaritas sin que las voces de su padre tuviesen poder alguno sobre el testarudo animal. 

  Pero a Natacha le cansaba tanto ir de pueblo en pueblo sin detenerse en ninguno sino unos días. Contemplaba con envidia a las muchachas de su edad que se acercaban al carromato a comprar una peineta de plata, una cajita forrada de terciopelo o un abanico de encaje. Soñaba ser como ellas y se preguntaba cómo sería vivir en una casa y ver el mismo trocito de cielo cada mañana al despertar.

  En una bolsita de tela, guardaba sus ahorros que para cumplir algún día su sueño. Así pasaban los días, las semanas, los años, sin que el montoncito de monedas se elevara una pulgada.

  Pero la espera se había visto recompensada. Su padre, abrumado por la fatiga de los años, vendió el viejo carromato y compró una casita en la ciudad. Natacha ya podía contemplar el mismo trocito de cielo cada día y Willa deleitarse a su placer con las margaritas.



© Ana Madrigal Muñoz
Todos los derechos reservados

viernes, 26 de mayo de 2017

El reencuentro

La imagen puede contener: personas sentadas y calzado
La conversación (Etienne) La Habana, Cuba.

Tanto tiempo llevaban en silencio. Tanto tiempo sin alargar las horas conversando, sin enhebrar verbos ni proyectos, sin sumar sueños ni encontrar un hueco por el que abrazarse, aferrados como estaban a los restos de sus naufragios. Tanto tiempo llevaban sin hablarse, tanto tiempo, que, después de vaciar el corazón y el alma por la red, buscando por separado aquello que habían perdido, cuando al fin dieron el paso para conocerse y se encontraron en el parque, no se reconocieron.

Las horas habían hecho tanta mella en sus contornos, abierto tantas grietas en sus cinturas que ya no eran los mismos. No repararon en lo familiares que se hacían el uno al otro, en la coincidencia de sus nombres ni en sus heridas y, contra viento y marea, así, tal como estaban, medio difuminados, decidieron comenzar de nuevo.
                                                                                MVF©



Aires de cambio


La imagen puede contener: 1 persona, de pie, cielo y exterior
La Turista (Vadim Borovykh)




Cuando avistó el puente suspiró, liberada, por primera vez en mucho tiempo. El verano ruso era lo más parecido a la fresca primavera o los primeros albores del otoño de su región. Después del año maratoniano que acababa de pasar, había decidido tomarse un largo descanso. No soportaba seguir viviendo en el mismo sitio, recorrer los mismos caminos de regreso a la soledad de su casa, como si nada hubiese pasado. Como si los árboles no siguiesen siendo los mismos que acogieron las promesas de amor que habían hecho bajo sus ramas. Como si las farolas, los cafés, las paradas del metro y hasta el empedrado de las calles, no fuesen mudos testigos de sus noches, sus horas compartidas, el eco acompasado de sus pisadas. Ahora, descalza y apoyada en el muro, de espaldas al río Volkhov, saboreaba en toda su intensidad la experiencia de sentirse turista en una tierra nueva. Había venido por unas semanas pero, contemplando las formas cambiantes de las nubes, se le ocurría que quizás estaría bien dejar que decidiesen las circunstancias.
 
                                 
                                                                            
                                                                   Manoli VF



miércoles, 10 de mayo de 2017

Volved a Casa

¿Qué les pasa, Berta? ¿Por qué no se miran, no dialogan? ¿Dónde quedaron aquellas risas y los proyectos, y la alegría juntos?
Yo que sé. Ella te sigue queriendo, pero la ambición, las prisas, las técnicas modernas, el dinero, la falta de tiempo y el orgullo… Muchos frentes contra el amor.
Ella cree que no la valoras, él se siente despreciado. Nada de eso es verdad, pero aquí nos han dejado, solos.
Hay quien dice que cuando un ser humano toma la decisión de rendirse, las células de su cuerpo empiezan a morir desde ese mismo instante. Y eso es lo que han hecho: rendirse; sentarse, sin mirarse a los ojos, dejarse caer y esperar al fin.
Son dos adultos necios que han olvidado su niño interior. No ha sido por maldad, simplemente no son felices, porque no se han dado cuenta de que están equivocados.
Pero aquí estamos, tenemos que luchar, empujarlos a nuestro encuentro. Que vuelvan, que miren aquí dentro. Si nos encuentran nos recuperarán y perdonarán, y si nos perdonan se perdonarán a sí mismos y entonces volverán a aceptar a los demás con capacidad de amarlos sin medida.
Venga, vamos a llamarlos. ¡Eh! ¡Berta!, ¡Joel! somos vuestros niños heridos. ¡Bajad a abrazarnos, a recogernos, a mimarnos y aceptarnos otra vez! Por favor…
Mira… ¡Sí! Sí…Ya se vuelven. Te dije que aún nos querían. No todo está perdido.


"Love" Alexander Milov (Burning Man, Festival, 2015)


(Manoli Asenjo)

sábado, 6 de mayo de 2017

DISCURSO PARA LA BESTIA

Despierta, no seas iluso. No te dejes engañar. Sí, ya sé que estabas solo, pero me han puesto aquí para que te avise. No temas.
Pero bueno, te pones en posición de ataque, resoplas, escarbas… ¡Uy qué miedooo, ja ja ja! ¿No ves que empleas una falsa táctica de ataque antes de la defensa? Te has creído todo lo que te han dicho, que eres una fiera asesina dispuesta siempre a embestir para matar. Que hay que batirse contigo en un duelo a muerte… ¡y que eso es una fiesta! Muchos eruditos lo han llamado arte Te mienten. Sobre todo, aquél que ha escrito: “En verdad, detrás de la fiesta hay todo un culto amoroso y delicado en el que el toro es el rey".
No eres el rey, eres el reo. Ellos son los criminales. No tú. Ellos harán negocio contigo. Tú no sabes lo que es el dinero, ellos sí; son capaces de mentir, matar constantemente por obtenerlo. Tampoco entiendes de estos verbos, animal incorrupto, ni probablemente sepas qué es la sangre, bajo ese aspecto de fiera. Pero ellos la harán correr; y bailarán sobre tu estela roja, al compás de músicas de fiesta, te arrastrarán bajo el furor de los vítores, de los aplausos. No, querido, el hombre es la bestia. Es tu enemigo, es tu opción mortal. Vete. Sálvate. Ahora, que aún no es tarde.
Manoli Asenjo

miércoles, 3 de mayo de 2017

Opuestos

Love by Alexander Milov (Burning Man, Festival 2015, Nevada)


La vida siempre acabará devorando el recuerdo
                    -Jorge Luis Borges-


Hoy te he visto. Por un momento olvidaste revestirte con tus siete corazas. Estabas solo, mirando el atardecer en silencio. Tus ojos te delataron, la lejanía de tu mirada hizo que me volviese nube de repente, condensación de agua que aleja el viento y siempre regresa para desbordarse. A tu lado, sin que me vieses, espalda contra espalda, he contemplado el otro horizonte, el que se quedó atrás, cuando aún eras aquel que conocí, que caminaba contra el viento sin ninguna coraza. Algo de ti ha sobrevivido en tus ojos, y ha hecho que me reconocieras al volverte. Sí, yo soy aquella a la que prometiste amor eterno, y fingiste olvidar para irte a pelear contra el viento. Nuestros niños más íntimos se han reconocido y se abrazaron por una eternidad: lo que dura un momento.
 
                                                                           MVF©

jueves, 13 de abril de 2017

La voluntad de Carol


La imagen puede contener: una o varias personas, calzado, árbol y exterior
La niña sin miedo de Kristen Visbal, frente a El toro de Wall Street
de Arturo Di Modica (Fotografía de Federica Valabrega)

Algo había en la mirada de Carol que hacía amilanar hasta al más fiero animal. Cuando la niña se plantaba no había fuerza en el mundo capaz de moverla. Ni sus padres ni ningún miembro de la familia entendía de dónde había sacado semejante coraje. Que era una niña que sabía lo que quería y de un espíritu indomable era vox populi en el vecindario, pero que además era más valiente que el miedo, solo alcanzaron a saberlo aquel primer domingo de junio, cuando uno de los toros se escapó de la plaza de Ronda y sembró el pánico en las calles de la ciudad. En cuanto la policía ordenó desalojar la zona, Carol se escurrió de la mano de su padre y se plantó delante del toro, erguida y desafiante, con toda la fuerza del universo concentrada en sus ojos retando al animal. Entonces, todos los que allí estaban pudieron asistir al prodigio de ver al astado retroceder ante la niña y, contra todo pronóstico, arrodillarse ante la magnitud de su voluntad.


                                                                                                      Manoli VF©

Esculpiendo letras


Con este nombre iniciamos un nuevo ejercicio, en el que subiremos textos basados en esculturas de diferentes artistas.

Fotografía número1: Nos muestra, en esta ocasión, dos esculturas:

La niña sin miedo de Kristen Visbal y El toro de Wall Street de Arturo Di Modica, la foto está realizada por la fotógrafa Federica Valabrega. Ambas esculturas son un icono, y la idea de enfrentarlas partió de la firma State Street como parte de su campaña de llamamiento a las empresas con motivo del día internacional de la mujer, para incentivar la contratación e igualdad femenina.


http://economia.elpais.com/economia/2017/03/08/actualidad/1488994904_101733.html?id_externo_rsoc=FB_CC


La imagen puede contener: una o varias personas, calzado, árbol y exterior
La niña sin miedo de Kristen Visbal, frente a El toro de Wall Street de Arturo Di Modica
(Fotografía de Federica Valabrega)

miércoles, 5 de abril de 2017

La espera





   Desde hacía un año, el destino de Nicola era esperar y aquella tarde no iba a ser una excepción. Él la había llamado a la hora de comer y se había citado con ella a las cuatro. Solo podía verla unos minutos, dijo, antes de reunirse con un cliente. Pero pasaban las cinco y aún no había llegado. Como siempre, la espera vino acompañada de pensamientos angustiosos que la atormentaban sin piedad. ¿Y si no venía? ¿Y si la abandonaba? Sus amigas le decían que tenía que ser valiente, tomar la iniciativa y dejarlo. Pero ella no podía concebir el mañana sin él.

   Lo conoció en la oficina donde trabajó el verano anterior para ganar unos euros que le permitieran pagarse un viaje a Londres. Al principio le hacían sentirse incómoda sus sonrisas insinuantes, los elogios cada vez menos sutiles sobre su vestimenta. Pero, con el tiempo, le acabaron gustando las pícaras bromas de aquel señor de la edad de su padre aunque mucho más atractivo. Cuando al fin aceptó su invitación a comer, ya se había enamorado y todo lo demás, como que tuviera esposa e hijos, dejó de tener importancia.

   Nicola vivía desde entonces en una espera constante. Debía aguardar que la llamase, resistir la tentación de descolgar el teléfono, para que nadie adivinase lo que había entre ellos. Así pasaba días, semanas, devorada por la angustia antes de poder oír su voz a través del auricular. Mientras tanto, se consumía su juventud, su alegría. Le costaba reconocerse en la joven nerviosa en que se había convertido; acuciada siempre por el temor a ser abandonada, a que la otra le ganase la partida.

  Aquella tarde la espera alargaba los minutos tornándolos en eternidad mientras la sospecha del abandono iba adueñándose de ella.

  De pronto, lo vio llegar con paso despistado por la00 alameda. Sus temores se desvanecieron en el aire y una sonrisa llenó de luz su rostro.

© Ana Madrigal Muñoz
Todos los derechos Reservados

UNA IMAGEN, VARIAS HISTORIAS- Descripción del ejercicio 1


Una Imagen varias Historias, es el título que hemos dado a este primer ejercicio que consiste en escribir textos (minificciones) basados en obras famosas de pintores, antiguos y contemporáneos de tema realista, con influencia impresionista o barroca en su mayoría. El denominador común reside en que todas ellas reflejan figuras de mujeres, de cualquier edad o/y condición. Los cuadros y pintores en los que nos hemos inspirado para escribir son:

Edward Hopper (Nyack, 1882)

Pintor estadounidense célebre por sus retratos de la soledad de la vida de clase media estadounidense contemporánea, de estilo realista y perteneciente a la escuela Ashcam que acabaría desembocando en el expresionismo abstracto. Nadie cómo él para pintar la inmovilidad a través del detalle.
https://es.wikipedia.org/wiki/Edward_Hopper


Cuadros:La Autómata (Imagen 1) Habitación de hotel (Imagen 9)


La autómata (E.Hopper)
Habitación de hotel (E. Hopper)


Liu Yaming (Nei Jiang, provincia de Si Chuan, 1962)

Es un artista profesional con su estudio en Shang Wan, Beijing. Sin duda, uno de los mejores pintores chinos actuales, de estilo expresionista, que ha sido bautizado como "realismo de seda". La obra utilizada como inspiración en la imagen 2 pertenece a su álbum Cuaderno de retazos.
http://trianarts.com/pintores-chinos-el-realismo-de-seda-de-liu-yuanshou/#sthash.4yKKZ5Lc.dpbs

Del Álbum: Cuaderno de retazos (Liu Yaming)



Peter Paul Rubens ( 1577Amberes, Flandes)

Pedro Pablo Rubens, en español, fue un pintor barroco de la escuela flamenca que vivió en la denominada edad de oro. Famoso por el dinamismo y color de sus pinturas, fue también el pintor favorito del rey Felipe IV, para el que pintó numerosas escenas de la vida de palacio. La imagen 3 del ejercicio corresponde a Escena de noche
    https://es.wikipedia.org/wiki/Pedro_Pablo_Rubens


Escena de noche (Peter Paul Rubens)


Joaquín Sorolla (Valencia 1863)

Joaquín Sorolla y Bastida fue un pintor español. Artista prolífico, dejó más de 2200 obras catalogadas. Su obra madura ha sido etiquetada como impresionista, postimpresionista y luminista. Influido notablemente por el impresionismo y por pintores de la talla de Van Gogh y Manet su pintura es un punto de referencia en el arte de los pintores actuales. Los cuadros en que nos hemos basado  en las imágenes 4 y 5 son dos de sus obras más conocidas: ¡Otra Margarita! de clara temática de denuncia social y Paseo a orillas del mar.
https://es.wikipedia.org/wiki/Pedro_Pablo_Rubens

¡Otra Margarita! (Joaquín Sorolla)

Paseo a orillas del mar (Joaquín Sorolla)


Richard Johnson

Artista contemporáneo nacido en Chicago, que destaca muy pronto en el campo del arte y consigue una beca en la academia americana del arte. Destaca por la luminosidad y calidad lirica de su obra. El cuadro en el que nos hemos basado en la imagen 6 es el que lleva por nombre Morning in Venice.
http://www.taringa.net/posts/arte/15298057/Richard-S-Johnson-Momentos-compartidos-Pintor.html



Morning in Venice (Richard Johnson)


Johannes Vermeer

Johannes Vermeer van Delft, llamado por sus contemporáneos Joannis ver Meer o Joannis van der Meer e incluso Jan ver Meer, es uno de los pintores neerlandeses más reconocidos del arte Barroco. Vivió durante la llamada Edad de Oro. Su cuadro La joven de la perla, es uno de los más famosos que ha sido versionado en cine y novela. Junto al cuadro nos hemos inspirado para la imagen 7 también en una reinterpretación de esta obra, aportada por una de nuestras colaboradoras, María Manrique, cuya hija, Emma, ha posado como modelo.
https://es.wikipedia.org/wiki/Johannes_Vermeer



La joven de la Perla (Johannes Vermeer)

Reinterpretación por Francisco Arteaga:
modelo Emma Fernández Manrique



Gustave Caillebotte (1848, París, Francia)

Gustave Caillebotte, fue un pintor francés, coleccionista, mecenas y organizador de exposiciones. Perteneciente al movimiento impresionista, ejerció una notable influencia en esta corriente y son célebres sus pinturas, así como la técnica del puntillismo retratando escenas parisienses. Para la imagen número 8 nos hemos inspirado en el inspirador cuadro Mujer en el tocador.
https://es.wikipedia.org/wiki/Gustave_Caillebotte

Mujer en el tocador (Gustave Caillebotte)



Truls Espedal

Artista noruego contemporáneo, cuya pintura realista no está exenta de surrealismo, ya que gira en torno a la figura humana en su dimensión más onírica.

Truls Espedal nos deja lienzos llenos de combativas expresiones corporales, rostros ocultos a través de los que saca a la luz la parte instintiva del humano, perdida ya la expresión facial.
El humano como un animal más, poses volátiles, aves que comunican, que interactúan con aquél, perfecta simbiosis entre animal y humano, instinto y espíritu, naturaleza compuesta.



Robin (Truls Espedal)




Mijaíl e Inessa Garmash:

Matrimonio de pintores contemporáneos de origen ucraniano, ambos de tendencia impresionista (Inessa de impresionismo romántico) que pintan conjuntamente muchas de sus obras. Tienen una hija llamada Polina, que posa muchas veces como modelo. Su obra está notablemente influenciada por Joaquín Sorolla, y el juego con elementos como la  luz juegan en ella un papel primordial. Esta vez para la imagen número 11 nos hemos basado en un retrato que lleva por nombre: Con cámara y sin cámara.
http://boverijuancarlospintores.blogspot.com.es/2011/03/garmash.html


Con cámara y sin cámara
(Michael e Inessa Garmash)



Ejercicio 1: Una imagen, varias historias. Descripción y reseñas por Manoli VF.

martes, 4 de abril de 2017

Mañana...


Con cámara y sin cámara (Michael e Inessa Garmash)


Ella no lo llamaría bailar. Observa con desgana, casi con desdén, los pasos de sus alumnos. Qué cansado es ceñirse a estos bailes, contemplar, como quien ve llover desde la ventana esperando a que escampe, los torpes movimientos. Ella se siente grácil, ligera como una bailarina del viento. Le gustaría sacudirlos, insuflarles el aliento de la danza libre, en toda su plenitud, pero en la asociación no hay cabida para estas cosas. “Pídeles que bailen lo de siempre. Es lo único que quieren” fueron las palabras de su madre. Así que está ahí, viendo como sus pies se mueven. Bien. Mañana será otro día, piensa. Mañana intentará convencer de nuevo a la directora para que le permita crear su propio grupo de baile. Entonces bailarán al ritmo de los sonidos de la madre naturaleza, entre cascadas de agua y trinar de pájaros, entre olas de mar y repique de metal en los cristales, crujir de madera y hojas secas, roce de cuerpos oliendo a bosque, alas de libertad sobre el beso del viento. Mañana...

                                                                                                                                                                                   © Manoli VF

jueves, 30 de marzo de 2017

Solo quiero que me dejen sola








   He venido a este rincón del jardín y estoy de cara al muro de cemento que me separa del huerto huyendo de papá, de mamá, de Jaime. No sé por qué no me dejan tranquila. ¿Acaso les molesto yo a ellos? Me atosigan con besos y abrazos. Se acercan tanto a mí que sus caras se convierten en globos gigantes. Respiro muy de prisa. Sudo. Me asusto. Me ahogo. Grito. Me acurruco en una esquina y me balanceo hasta que se me pasa el miedo.


   Ellos no entienden nada. No entienden que me guste jugar sola. Guardarme en los bolsillos piedrecitas del camino; ponerlas una al lado de otra en la alfombra del salón y formar una estrella. Pero ellos no entienden nada. No entienden que, cuando mi hermano Jaime desbarata de una patada mi dibujo, todo se vuelve negro. Respiro muy de prisa. Sudo. Me asusto. Me ahogo. Grito. Me acurruco en una esquina y me balanceo hasta que se me pasa el miedo.

   Mis padres se empeñan en llevarme a sitios extraños. Señores y señoras con batas blancas me miran por arriba, por abajo. Me dicen: “Haz esto, haz lo otro, date la vuelta, levántate, siéntate, vuelve a levantarte”. Me hacen mil preguntas. Me quedo muda. No los entiendo. Escriben sin parar, fruncen el ceño, discuten en voz alta. Vuela en el aire una palabra extraña: “Asperger, Asperger”. Papá se enfada. Mamá llora. Respiro muy de prisa. Sudo. Me asusto. Me ahogo. Grito. Me acurruco en una esquina y me balanceo hasta que se me pasa el miedo. 

  He venido a este rincón del jardín y estoy de cara al muro de cemento que me separa del huerto huyendo de papá, de mamá, de Jaime. Ya no estoy asustada. Estoy sola, tranquila, feliz. Un petirrojo llega volando. Se posa en mis trenzas y me susurra al oído palabras que solo yo puedo oír.







© Ana Madrigal Muñoz

Todos los derechos reservados