sábado, 16 de diciembre de 2017

EL MALHECHOR ATRAPADO

Fotocomposición de Estrella Amaranto con imágenes bajadas de la red.

—J.G.A. Despacho de abogados. —respondió al teléfono.

Un leve jadeo y luego silencio es lo único que escuchó. Aquello le produjo cierta inquietud, aunque pensó que podría tratarse de alguna equivocación, de modo que volvió a su quehacer rutinario. 
De nuevo, el teléfono volvió a sonar. Lo descolgó de forma automática repitiendo la misma frase. Una vez más nadie le respondió, aunque volvió a escuchar el mismo resuello.
Comenzó a notar como su garganta se le secaba como un papel de lija. Poco después sintió unos fuertes pinchazos en el pecho seguidos de cierta asfixia.
Escuchó el timbre de la puerta y cuando ya estaba abriéndola se produjo un apagón general, que dejó todo a oscuras, poco después advirtió como un desconocido lo empujaba colocando la punta de su navaja en el cuello, lo que le provocó unas leves incisiones, por las que empezaron a brotar finos chorros de sangre. Sacó un punzón de hielo y procedió a clavárselo en el brazo para que no osara moverse de la silla en que lo había sentado, aunque él trató de defenderse arrojando a su raptor una figura de escayola a la cabeza, que no llegó a rozarle.

—Entrégueme el expediente con la lista de socios de la compañía Atlantic Free Trade —le amenazó el desconocido.

—¡Imposible! Se trata de un documento privado y no estoy autorizado para dárselo —contestó el abogado.

De pronto, Charly saltó desde la ventana abierta hasta la espalda del tipo, que no sabía cómo librarse de sus afiladas garras, clavándoselas profundamente y desgarrándole el jersey, mientras se giraba inútilmente para deshacerse del felino, que continuaba arañándolo sin piedad, lo que permitió que J.G.A. cogiera el punzón de hielo y se lo clavase en la sien, dejándolo abatido en el suelo.

Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario