martes, 20 de marzo de 2018

Paola Tena






Hoy es Noticia en nuestro blog una escritora de origen mexicano, afincada en Tenerife que acaba de publicar su primer libro de microrrelatos Las Pequeñas Cosas, estamos hablando de Paola Tena, pediatra de profesión y escritora vocacional. 

Para echar una mirada al universo interior de Paola, en el que la fantasía y la realidad se entrecruzan, dando lugar a varios microcosmos en los que el realismo mágico, la sorpresa y la calidad narrativa van de la mano, ofrecemos aquí tres micros, escogidos por Juan Yanes en su exposición "Palabras para Paola"

Lost &Found

Los rostros son borrosos, las acciones no pueden apreciarse, cuando les entrego las fotos me responden que no son ellos, que estoy equivocado. “Pero es usted, mírese”, les digo señalando la foto.entonces empiezan a reconocerse. A recordar. Y hechos que no sucedieron les vuelven a la memoria. La boda en la que nunca se casaron, los hijos no nacidos y el viaje que jamás hicieron. Y son felices otra vez, sumergidos en ese mar de imposibles.


Frida

Frida viaja en tranvía pero no pasa nada. Ni el rugido de los hierros al retorcerse, ni el dolor ni la sangre, tampoco el miedo. Vive su vida; estudia leyes. Pero de vez en cuando sueña que es pintora, que se casa con un hombre-sapo, y despierta temblando, sintiéndose extraña, como si por un momento no fuera ella misma. 

Miedo al compromiso

En el centro del laberinto, luego de matar al Minotauro, Teseo cortó la cuerda que le unía a Ariadna.

Hija Única

Mi madre decidió que yo sería hija única. Sin hermanos, y con gran dificultad para relacionarme con otros, un día invente a mi amigo imaginario. Sólo con pensar en él podía traerlo a mi lado y olvidar por algún tempo la soledad en la que vivía. Algo parecido a lo que le pasó a mi madre cuando se enteró de que no podía tener hijos.

Después de leer estos micros, sobra cualquier presentación, por lo que vamos directamente con la entrevista a la autora, que nos cuenta acerca de la gestación y desarrollo de este libro.


  1. Paola, sabemos que recientemente has publicado tu primer libro Las pequeñas cosas.  ¿En qué género lo englobarías? ¿En el del relato –ya que la extensión de las ficciones que nos presentas es variada, o en el del microrrelato, por la sorpresa y la elipsis que puede encontrarse el lector en algunos de los textos?
 PT. Casi sin dudarlo, diría que en el género del microrrelato, debido a que para su escritura me basé en las caracteristicas formales de este (brevedad, giro final, intertextualidad en algunos, etc).

  1. Has publicado con Ediciones La Palma. ¿Qué te hizo decidirte por una editorial determinada? ¿Crees en el criterio editorial en una época en la que la denominada Literatura Breve parece estar de moda, sobre todo en las redes sociales?
PT. La edición del libro fue un proceso casi milagroso. Desde hace uno o dos años me dio la “cosquilla” de editar mi primer libro. Armé el manuscrito y lo presenté a varias editoriales pero aunque a algunas de ellas les interesaba, pasaba el tiempo y no se concretaba nada. Luego llegó septiembre del 2017 y el Festival Índice, oeganizado por el Cabildo de Tenerife con el objetivo del fomento de la lectura. Durante este Festival se organizó un encuentro con tres editoriales para autores nóveles, y tuve la fortuna de que la poeta Elsa López se enamorara de mi proyecto y gracias a la financiación de Cabildo, pudiera editarse mi libro en su editorial, Ediciones La Palma.
Con respecto a la segunda pregunta, creo que las editoriales, como cualquier empresa, quieren vender un producto. Y hay de todo, productos buenos que se venden poco y productos malos que se venden mucho. El criterio de la editorial se basará, creo yo, en un equilibrio entre el propósito artístico y el comercial.


  1. ¿Crees que las redes sociales son una herramienta imprescindible para el escritor novel que quiere dar a conocer su obra?
PT. Creo que  no es imprescindible pero sí extremadamente útil. A mí en particular me ha resultado una herramienta maravillosa para conocer autores y textos que de otra manera difícilmente podría haber tenido noticia de ellos y por otro lado, me ha facilitado enormemente la difusión de mi trabajo.

  1. Cuéntanos el balance que haces de tu incursión en la literatura. ¿Resulta demasiado difícil para un autor novel que la crítica se fije en su libro?

PT. Muy dificil, sí. Por lo que comentaba antes. Suena casi blasfemo pero un libro es un producto y si el autor no es un best seller o si no es uno de esos rarísimos casos de éxito descomunal desde el anonimato, muy difícil lo tiene. Sin embargo, en este panorama un poco desolador de la critica para el “público masivo”, queda la crítica para los lectores de un circulo más reducido, podríamos decir, más “conocedor” del género y de lo que se espera de él. Me enfoco a ellos.

  1. En tus relatos está muy presente el tema de la muerte. Quizás por tu relación con la cultura mexicana. ¿Has querido ofrecer un enfoque más positivo, haciendo hincapié en que es un proceso natural en el que, a la vez,  has intentando fusionar la parte espiritual que late en el fondo del ser humano abordando el tema mediante el recurso fantástico?
PT. No, en absoluto es mi intención enfocar la muerte de una manera positiva, porque en los microrrelatos que tratan sobre la muerte el resultado casi siempre es de pérdida. Pero sí que la muerte, aunque sea pena y ausencia, como mexicana trato de verla de otro modo, con algo de realismo mágico que me da mucho juego, además la idea de la muerte está muy profundamente arraigada en la cosmovisión mexicana y se manifiesta en mi trabajo aunque a veces ni yo misma lo noto.

  1. ¿Qué dirías que te ha influido más, la corriente del realismo mágico tan presente en autores de tu devoción como Gabriel García Márquez, o la metaliteratura con su exponente de surrealismo ejercida en escritores como Ana María Shua.

PT. Yo pienso que me influye más el realismo mágico porque las cosas sobrenaturales se ven como normales en mi familia. Los antepasados conviven a diario con nosotros, nos hablan, nos dejan mensajes. Hay criaturas imposibles que existen en la infancia de mi abuela. Hay poderes de adivinación o percepción de hechos pasados. La magia y las creencias “sobrenaturales” son parte fundamental de la raiz indígena de mi tierra. Asi que trato de beber de esas aguas siempre que puedo para alimentar las historias que creo.


  1. ¿Publicar hoy en día es un ejercicio de pura vocación en el que lo económico pasa a un lugar secundario, o vislumbras alguna posibilidad de poder vivir de la literatura?
PT. Yo creo que vivir puramente de la literatura, y en general, de cualquier tipo de expresion artística es difícil y está reservado para unos cuantos, porque en este mundo desgraciada o afortunadamente, solo se compra lo tangible, y el arte no lo es.

  1. Y directamente relacionada con la pregunta anterior… ¿Qué caminos y pasos ha de plantearse dar el/la escritor/a que quiere tomarse en serio su trabajo?
PT. Yo creo que escribir es un oficio que ha de aprenderse de manera formal, como todos, estudiando una serie de asignaturas concretas y además, leyendo mucho mucho mucho, y escribiendo también pero de manera autocrítica. Ya si uno logra ser publicado o no, eso es secundario, cuando el trabajo está bien hecho.


  1. Dinos en qué momento te sientes atraída, literariamente hablando, por el género breve, y qué piensas que puede aportar al lector que se acerca a él.
PT. A escribir empecé temprano, cuando era niña, pero microrrelatos fue hace 9 o 10 años mas o menos, cuando vi que Twitter era un medio genial de compartir contenidos. Luego fui afinando y me quedé en la microficción. Yo soy una firme creyente de que son los propios géneros literarios (novela, cuento, minificción) los que escogen al escritor y no al revés. Y creo que mis microrrelatos ofrecen disfrute, sorpresa, y narratividad. Cuento una historia y me encanta que el lector la goce, la haga suya.

  1.  Después de este primer libro ¿Qué proyectos encaras? ¿Cómo ves tu  trayectoria, y qué temas  pendientes  te gustaría abordar?

PT. Lo que sigue es armar otro libro :) No, en serio, seguir escribiendo, seguir generando historias. Me siento tan contenta con mi primer libro que creo que falta mucho por explorar. Además, continuar con los talleres de fanzines y escritura creativa que imparto. En cuanto a los temas, yo creo que me hace falta romper un poco las barreras del pudor personal, sin embargo mis temas fundamentales serán los mismos: la exploración de las dicotomías de la vida, el amor, la locura, la realidad y lo fantástico. Me parece interesabte también el modelo anglosajón de microrrelato y he escrito algo en relación a eso.

-Cualquier cosa que desees añadir y no te haya preguntado en esta entrevista:

Solo explicar de dónde viene el título del libro, “Las pequeñas cosas”. El título original era “Semilla de sirena”, como el microrrelato que abre el libro, porque yo veía este proyecto como eso: algo imposible y fantástico como una semilla de sirena de donde iba a brotar algo maravilloso. Pero a mi editora, Elsa López, el título no le gustó. Yo había hecho un fanzine llamado Las pequeñas cosas y cuando se lo comenté me dijo: “¡ese es el nombre de tu libro!” Así que se llamó “Las pequeñas cosas”.




Muchas gracias de antemano por tu tiempo y respuestas, Paola.

Abrazo grande.



Texto: Manuela Vicente Fernández


Enlaces a la autora: 














No hay comentarios:

Publicar un comentario